Desconocidos forzaron y destrozaron un transformador, logrando extraer más de 300 kilogramos de cobre, material estratégico valuado en aproximadamente $1.950.000.

El descubrimiento fue realizado por un trabajador de la minera, quien al percatarse de un candado extraño en el lugar, inspeccionó el área y encontró el tablero y el transformador completamente dañados. Además de los 300 kilos de cobre sustraídos, estimado en un valor significativo, el transformador en sí está valorado en cerca de $30.000.

El incidente ha levantado preocupaciones adicionales, ya que no se encontraron derrames de aceite alrededor del transformador, a pesar de que estos dispositivos suelen contener hasta 500 litros del líquido. Este detalle sugiere que los delincuentes podrían haber actuado con precisión para evitar una fuga que pudiera alertar sobre su presencia.

Las autoridades locales, representadas por la Comisaría 38, han iniciado una investigación exhaustiva para identificar a los responsables de este acto delictivo. Se espera que las pesquisas conduzcan pronto a la captura de los culpables y a la recuperación del cobre robado, así como a medidas para prevenir futuros incidentes similares en la región.

Este robo no solo representa una pérdida económica significativa para la compañía minera afectada, sino también un recordatorio de la importancia de la seguridad en las instalaciones críticas para evitar vulnerabilidades ante la actividad delictiva.